El sector inmobiliario se encuentra en proceso de transformación fruto de la coyuntura favorable. Un mercado con alta rentabilidad y precios bajos ha atraído a fondos soberanos y de pensiones, así como a gestoras de patrimonios.

A nivel nacional, el mercado inmobiliario consolida su lenta recuperación tras un largo periodo de crisis económica. El auge de la economía española ha repercutido positivamente tanto en la demanda de viviendas como en la revalorización de precios residenciales, así como en la consolidación de la financiación a promotores y el auge de la financiación hipotecaria.

Por su parte, Madrid se encuentra entre las ciudades más atractivas para el inversor y potencial cliente, que considera encuentra en la capital un espacio en el que implantar y desarrollar su negocio. En este sentido, la ciudad de Madrid se encuentra en pleno proceso de regeneración urbana, fruto de las múltiples operaciones urbanísticas que están en marcha.

Asimismo, otros estudios confirman esta tendencia positiva motivada principalmente por el incremento de la oferta de viviendas con mejores prestaciones y el auge de la compraventa de activos, entre otros elementos. De esta forma, la subida del precio de la vivienda, el incremento de operaciones de compraventa (con niveles de mercado del año 2009), la concesión de un mayor número de préstamos hipotecarios, o el paulatino descenso del stock inmobiliario, conforman las bases de una reanimación de un sector que durante los últimos años no había notado síntomas de recuperación.

Nuestro conocimiento de los desafíos actuales y por venir de las empresas de este sector nos permiten ofrecer una abogacía cercana, práctica y comprometida.