El sector de la restauración se ha fortalecido en los últimos años fruto de la mejora de la economía española, aumento de la demanda turística y consumo de las familias.

La recuperación económica y el abandono paulatino de la crisis ha incidido positivamente en el sector de la restauración, generando un crecimiento del mismo de manera sustancial tanto en términos de empleo como de consumo.

Las familias han sido protagonistas del auge del sector debido a su incremento del gasto, generado principalmente por la recuperación de renta disponible por los miembros de dichas unidades familiares y la la caída del desempleo en los últimos años. Asimismo, el sector hotelero tuvo un comportamiento positivo durante el pasado año 2015 a consecuencia de la recuperación de la demanda nacional y el auge del turismo extranjero

Por otra parte, el sector continúa siendo uno de los elegidos por los emprendedores para buscar nuevas oportunidades de negocio y expandir redes comerciales tanto a nivel nacional como internacional. La creación de establecimientos ha aumentado en los últimos años, así como la implantación de bares, restaurantes, cafeterías, entre otros.