Saltear al contenido principal
Soluciones En El ámbito Concursal Para Hacer Frente A La Crisis Del COVID-19

Soluciones en el ámbito concursal para hacer frente a la crisis del COVID-19

La pandemia provocada por el COVID-19 ha golpeado de lleno en el tejido empresarial español, compuesto mayoritariamente por la pequeña y mediana empresa y autónomos. Por desgracia, las medidas que se están adoptando por las distintas administraciones no van a ser efectivas en numerosos casos y las empresas y autónomos se van a ver abocados a presentar solicitud de concurso de acreedores con el fin, entre otros, de salvar sus responsabilidades personales.

No obstante, el firme propósito de DJV Abogados irá encaminado a intentar que la empresa no cierre y sea liquidada. Para ello, deberemos tener presente el Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril, de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia, que entró en vigor el 30 de abril de 2020 y que establece un conjunto de medidas para mantener la continuidad económica de las empresas y de los profesionales y autónomos que, con anterioridad al estado de alarma, venían cumpliendo sus obligaciones derivadas de un convenio o un acuerdo extrajudicial o de refinanciación.

Con estas medidas también se pretende potenciar e incentivar la financiación de las empresas para atender sus necesidades transitorias de liquidez y evitar el colapso de los Juzgados de lo Mercantil, debido a la gran afluencia de casos que se espera tras la reanudación de los plazos procesales.

Las medidas a las que hacemos referencia son las siguientes:

  1. Se recupera la figura del reconvenio, consistente en que durante el año siguiente a contar desde la declaración del estado de alarma la empresa o autónomo concursado podrá presentar una propuesta de modificación del convenio concursal.
  2. Se aplaza durante un año, desde la declaración del estado de alarma, el deber de deudor que tuviera un convenio suscrito con los acreedores y que previsiblemente no pueda cumplir, siempre que presente una propuesta de modificación del convenio.
  3. Quedan en suspenso las solicitudes de declaraciones de incumplimientos de convenios que presenten los acreedores dentro de los seis meses a contar desde la declaración del estado de alarma, hasta que transcurran tres meses a contar desde que finalice ese plazo. Durante esos tres meses el concursado podrá presentar propuesta de modificación del convenio, que se tramitará con prioridad a la solicitud de declaración de incumplimiento.
  4. Durante el plazo de un año a contar desde la declaración del estado de alarma, el deudor no tendrá el deber de solicitar la liquidación de la masa activa cuando conozca la imposibilidad de cumplir con los pagos comprometidos o las obligaciones contraídas con posterioridad a la aprobación del convenio concursal, siempre que el deudor presente una propuesta de modificación del convenio y esta se admita a trámite dentro de dicho plazo.
  5. Durante dicho plazo, el juez no dictará auto abriendo la fase de liquidación aunque el acreedor acredite la existencia de alguno de los hechos que pueden fundamentar la declaración de concurso.
  6. En caso de incumplimiento del convenio aprobado o modificado dentro de los dos años a contar desde la declaración del estado de alarma, tendrán la consideración de créditos contra la masa los créditos derivados de ingresos de tesorería en concepto de préstamos, créditos u otros negocios de análoga naturaleza que se hubieran concedido al concursado o derivados de garantías personales o reales constituidas a favor de este por cualquier persona, incluidas las que, según la ley, tengan la condición de personas especialmente relacionadas con él, siempre que en el convenio o en la modificación constase la identidad del obligado y la cuantía máxima de la financiación a conceder o de la garantía a constituir.
  7. Se permite a los deudores que tuvieran un acuerdo de refinanciación homologado presentar propuesta de modificación o una nueva solicitud sin necesidad de que haya transcurrido el plazo de un año desde la anterior solicitud.
  8. Las empresas o autónomos que se encuentren en estado de insolvencia no tendrán la obligación de solicitar la declaración de concurso hasta el 31 de diciembre de 2020. Hasta esa misma fecha, los jueces no admitirán a trámite las solicitudes de concurso necesario presentadas desde el estado de alarma.

De lo contrario, el Concurso de Acreedores será un instrumento judicial fundamental para también posibilitar a la empresa a salir adelante salvando su cierre y liquidación mediante la articulación de un pre concurso o un convenio de acreedores en el que, tanto se establezcan quitas de deuda como se permita poder pagarlas a largo plazo mediante un calendario de pagos sin intereses ni recargos. O bien proceder a cerrar, liquidar y extinguir la empresa de forma ordenada y diligente, haciéndola desaparecer del tráfico jurídico y económico, obteniendo el máximo rendimiento económico de los activos, en la medida de lo posible, sin derivación para sus administradores de ningún tipo de responsabilidad por las deudas que se pudieran quedar impagadas.

En todo caso, y sea cual sea el objetivo marcado, nuestro despacho siempre va a tener mucho cuidado para evitar cualquier eventual derivación de responsabilidad al órgano de administración de la empresa concursada. Para ello, será muy importante la capacidad de anticipación para prever desde un inicio las contingencias que puedan resultar de un proceso de crisis empresarial.

También jugará un papel importante la insolvencia de la persona física. En esos casos el legislador establece que de forma previa al inicio del procedimiento concursal se abra la fase de mediación concursal, tanto si el deudor es persona natural empresaria o no. Su objetivo es intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos entre el deudor y sus acreedores.

Finalizada la mediación sin haber sido posible alcanzar un acuerdo entre el deudor y sus acreedores, el mediador, o bien los deudores o acreedores, deberán instar el concurso de acreedores. Así, presentada la solicitud del concurso se seguirán los tramites legalmente previstos y será posible solicitar el beneficio de exoneración del pasivo insatisfecho, por parte del deudor, en caso de conclusión del concurso por liquidación o en caso de insuficiencia de la masa activa, de conformidad con el articulo 178.bis.1 de la Ley Concursal.

Por último, deberemos prestar especial atención a las novedades legislativas que se publiquen en la materia, como es el caso del nuevo Texto Refundido de la Ley Concursal, que entra en vigor en septiembre del presente año.

Volver arriba